lunes, 13 de febrero de 2017

Dioses…


En la cama mi cuerpo descansaba

mientras mis deseos ya retozaban

las ansias de mis carnes se tensaban

y mi ilusionada alma en él pensaba


Hace tiempo que mis ojos le amaban

En cambio él ni siquiera me miraba

Mi corazón temblando le esperaba

pero sus caricias nunca llegaban


Y ahora que no puedo ofrecer nada

Viene a mí, cuando la Nada me llama,

ella sabe que estoy muy cansada...


Ahora su amor en mi boca quema...

¡Qué pena amarle y estar tan cansada!

¡Dioses...! Mi amor por él, al cielo clama...

María Sena

11/01/2017

4 comentarios:

  1. Olá Maria Sena.
    Gostei muito do teu poema, inspirado e denso poema. Sempre um canto sentimento que todos temos, o amor, responsável por alegria e dor. Parabéns.
    Um abraço.
    Pedro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. OHHH..¡Muchas gracias por tan bello comentario!

      Eres un cielo querido amigo...

      Te dejo en abrazo con mi cariño.
      María.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Me Gusta tu intensidad
    la de tu alma
    que habla como si fuera tu cuerpo
    Y tu mente se convierte en al
    del momento
    un abrazo querida poeta

    ResponderEliminar

Gracias por u visita y comentario